Haz respirar tu piel!

Pues si: también tu piel necesita respirar! Aunque a veces nos olvidamos, la piel es un órgano vital para la depuración de nuestro organismo. La piel es el tercer riñon y tiene la función de expulsar toxinas y también nos protege del mundo exterior.

Por eso, es muy importante que desintoxicamos la piel cada noche para retirar las partículas de polución y de otras toxinas que se han depositado en la epidermis durante el día. De esta manera purificamos la piel y le permitimos respirar libremente y regenerarse durante la noche.